jueves, 6 de agosto de 2015

Si tienes problemas: Duerme

¿Alguna vez te has ido a la cama tratando de resolver un rompecabezas o un problema, dándole mil vueltas a ese asunto que no te deja darte un descanso? Probablemente a todos nos ha pasado, y cuando llega la mañana la respuesta aparece en tu mente como un “milagro”…

Tendemos a pensar en el sueño como un período de recuperación, sin embargo, el sueño también puede tener una función activa. Aristóteles, sugería que mientras las personas dormían, podían mejorar la comunicación de la mente.

Algunos beneficios que ya sabemos de dormir son:
  • · Mejora nuestra memoria y nos permite consolidar la nueva información con el conocimiento que ya tenemos.
  • · Cambia la calidad de la información almacenada: Es más probable que ajustemos nuestros recuerdos ligeramente para que encajen mejor con nuestras experiencias previas después de dormir.
  • · Nos vuelve más propensos a evitar la información engañosa en la toma de decisiones.
Pero el sueño también tiene un efecto positivo en la solución de problemas. Es común sentir que se puede obtener inspiración para algo durante la noche. Incluso podría suceder despertar en medio de la noche con la solución a un problema trivial o que muy importante. Estas intuiciones resultan ser absolutamente correctas.

Científicos llevaron a cabo un estudio, donde la tarea era descubrir la respuesta a varios problemas que se le planteó a un grupo de voluntarios, para probar de si el efecto del sueño ayudaría a resolver conflictos fáciles o difíciles. La respuesta fue sorprendente.

¿Qué es lo que pasa, la memoria mejora? La respuesta corta sería sí, dormir es una habilidad clave en la buena toma de decisiones y solución de incógnitas, ya que mientras descansamos nuestro cerebro adapta una la solución para el problema sobre otro relacionado.

Esta investigación nos da una orientación sobre la mejora en el día a día a la solución de problemas. Si se trata de un problema difícil, consúltalo con la almohada durante la noche, y vuelve intentarlo al día siguiente. Incluso, si ya has tomado una decisión compleja, revalúalo brevemente tras una noche de sueño, probablemente tengas una mejor opción de qué hacer, y éste es un consejo científicamente aprobado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario