jueves, 16 de julio de 2015

Pros y contras de dormir con tu mascota

Pros y contras de dormir con tu mascota


Aquellos que convivimos con una mascota queremos que nos dé todo el amor del mundo. A muchos de los dueños de mascotas les encanta dormir con ellas en la misma cama, dicen que se sienten protegidos y queridos.

También es porque quizá le hayamos acostumbrado desde pequeño, cuando le dimos todo lo necesario para mantenerlo contento y lleno de cariño, evitando que llorase y se sintiese solo. Pero queremos saber las ventajas y los inconvenientes de dormir con tu mascota.

PROS

1. Fortalecer un vínculo especial con la mascota.

2. Se concilia mejor el sueño al abrazar a nuestro amigo.

3. Olvidamos la tristeza al sentirnos acompañados y queridos.

4. Mejora la presión arterial por el intercambio de cariño y sensaciones agradables.

5. Ofrecen seguridad. De hecho, hay niños que superan sus pesadillas cuando su mascota duerme en la misma habitación.

CONTRAS

1. Si está enfermo, tiene problemas de incontinencia o está mal educado, podría hacer sus necesidades en la habitación. Es importante acostumbrarle a que haga sus necesidades antes de subirse a la cama.

2. Aumenta la posibilidad de contagiarnos por enfermedades relacionadas, por ejemplo, con los parásitos. Es imprescindible, por tanto, desparasitar a tu mascota con la frecuencia adecuada y hacerle revisiones periódicas en la consulta del veterinario.

3. Sus movimientos, sueños, ronquidos, etc., pueden trastornar el sueño y hacerlo menos profundo y reparador.

4. Si duerme en nuestra cama, podría arañarnos durante la noche. Recuerda, debes cortarle las uñas regularmente para evitar accidentes.

- Algunos consejos que nos ofrecen los veterinarios son los siguientes:

1. Debes poner tú las reglas separando un área para que duerma ahí tu perro.

2. Sé positivo y utiliza técnicas de refuerzo positivo para que se sienta cómodo descansando en su propia cama.

3. Rechaza cualquier agresión territorial, si gruñe o te mordisquea cuando te mueves, quítale de la cama con un “¡No!” rotundo y le pones en el suelo o en su propia cama. Entonces le ordenas que se quede ahí hasta que se tranquilice.

4. Deja a tu mascota encima de las sábanas en vez de debajo ya que puede tener desechos ambientales en su pelaje.

5. Déjale ir al baño y dale la oportunidad de hacer sus necesidades en un límite de tiempo razonable antes de irte a dormir.

Y tú, ¿duermes con tu mascota?

No hay comentarios:

Publicar un comentario