lunes, 6 de julio de 2015

¿Existió realmente el Kraken?

En nuestro planeta habitan animales descomunales tales como el tiburón ballena, pero más interesantes son aún aquellos seres mitológicos que jamás hemos visto y que despiertan nuestra curiosidad e imaginación, ¿pero qué hay de cierto en estos mitos? 

¿Qué es un Kraken?
Era un ser mitológico de origen escandinavo y finlandés. Según se contaba que el Kraken era un ser descomunal y despiadado que emergía de las profundidades del océano para destrozar los barcos de los marineros.

Puede ser una leyenda producida por los avistamientos de calamares gigantes, de unos 15 metros, algo descomunal.

El origen de la palabra
En escandinavo, Kraken significa retorcido, y en alemán "Der Krake" significa pulpo.

Hoy en día se podría utilizar esta palabra para referirnos al calamar gigante anteriormente mencionado, un ser del que sabemos poco, pues habita en grandes profundidades y rara vez son vistos. Hablo del Architeuthis Dux.

Datos sobre el "Kraken" de hoy
En 1887 se descubrió el cadáver de un calamar gigante, que tenía una longitud de 18 metros. Hay datos sobre otro espécimen de 21 metros de largo y 275 kilos de peso en Nueva Zelanda.

El diámetro de sus ventosas está entre 2 y 5 centímetros en unos tentáculos de unos de 10 metros de largo. Utilizan estos "brazos" para cazar a sus presas, peces y crustáceos a los que muerden con sus potentes mandíbulas.

Pero aparte de cazadores voraces, también son presas para los cachalotes, que descienden a los 1.000 metros de profundidad para cazar estos calamares gigantes, allí se producen fuertes batallas.

La cueva del Kraken
Mark McMenamin afirma haber encontrado la madriguera de un Kraken, de más de 200 millones de antigüedad. En su supuesta madriguera se encuentran los restos de un ictiosauro, que sirvió de alimento para el Kraken.

No hay restos del cuerpo del colosal gigante porque su cuerpo gelatinoso no ha podido dejar restos, pero sí los huesos de su presa, rotos y machacados por la fuerza de los tentáculos del Kraken

No hay comentarios:

Publicar un comentario