domingo, 26 de julio de 2015

5 errores educativos que no deberías cometer nunca con tu perro

Hay errores y errores a la hora de educar a un perro. Unos más graves que otros, por eso hoy, quiero centrarme en aquellos que son tan graves como comunes en muchos propietarios.
errores al educar perros
Antes de listarlos, quiero dejar clara una cosa: los perros jamás tienen intencionalidad, es decir, no hacen las cosas premeditadamente pensadas para hacerte enfadar. Los perros actúan por instinto y nosotros, como seres racionales, debemos educarlos para convivir en una sociedad humana que actúa y piensa muy diferente a ellos, por tanto, dicho esto, voy a listarte los 5 errores que aún cometen muchos propietarios y que deberían dejar de hacerse desde ya:

- Frotar el hocico en sus orines o cacas. Aunque cueste creerlo, aún hay un gran número de propietarios que utilizan esta técnica para educar a un perro a no hacer sus necesidades en depende qué zonas. Desde el punto de vista humano, este acto es totalmente humillante. Desde el punto de vista del perro, aparte de que no va a entender de qué va la historia (¿quiere que coma pis? ¡si no quiero!), lo único que va a conseguir es que le tenga miedo. Y el miedo puede llevar al perro a morder en un futuro. Entonces, hay que dejar de realizar  esta conducta tan inhumana, y enseñarle según su psicología, no la humana, a hacer sus necesidades en el sitio correcto.

- Utilizar el periódico para amenazar. Doy por hecho que con el perro jamás se va a utilizar la violencia. Algunos propietarios utilizan un periódico enrollado para amenazar a un perro cuando éste se porta mal. Tanto la violencia física como las amenazas deben atajarse. Si el objetivo es que aprenda a hacer o no hacer algo, con el periódico lo único que va a aprender el perro es a desarrollar una conducta agresiva o temerosa. Cualquier propietario debería preocuparse por reforzar el vínculo con su perro, no crear una distancia. El simple SHHH para evitar una mala conducta debe ser lo único a usar en su educación, y trabajar más en recompensar las buenas conductas. Está más que comprobado que los perros aprenden más rápido y de forma más eficaz mediante recompensas cuando se portan bien, que con amenazas o castigos cuando se portan mal. ¿No te hace caso cuando le dices que no haga una cosa y sigue haciéndola? Utiliza el tiempo fuera, que es llevarlo a una habitación aparte y dejarlo 2 minutos dentro. Eso le va a desconcertar y le llevará a reducir esa conducta, porque lo que quiere el perro es estar con su familia, nunca solo.

- Utilizar su nombre para regañar. Esto es algo que se hace inconscientemente. El propietario ante cualquier mala conducta, llama al perro por su nombre. Por ejemplo, se escapa un perro, se le llama y cuando vuelve, ¡zasca!, bronca. Por eso, el nombre de tu perro jamás debe ir asociado a una mala conducta, porque puede llegar un punto en que asocie su nombre con bronca, y entonces luego será normal que no te haga caso cuando le llames. Aunque no es un un error muy grave, sí que desestabiliza la salud emocional del perro, que siempre estará inseguro cuando le llames: yo voy, pero espero que no sea para castigarme.

- Utilizar collares peligrosos para enseñarle a pasear. Aún hay propietarios que para que su perro aprenda a pasear sin tirones, utilizan collares de ahorque o con pinchos. Da igual si es una raza pequeña o la raza más fuerte de todas: estos collares deberían estar prohibidos. Los daños y lesiones que producen van desde heridas a desgarros musculares, problemas cervicales, hernias… ¡Prohibido el uso de estos collares! El perro si no sabe pasear es porque no le has enseñado, así que aprende a pasear a tu perro con un collar de entrenamiento como el Easy Walk y olvídate de dañar a tu perro.

- Utilizar sistemas dañinos para evitar el ladrido del perro. Si los propietarios se tomaran algo de tiempo para educar a sus perros, no deberían recurrir a sistemas de descarga eléctrica y similares para que sus perros no ladren en exceso. Hay numerosas técnicas para evitar el ladrido, pero si hay que recurrir a sistemas tecnológicos, decántate por dispositivos de frecuencia que no dañan al perro.

Los perros son animales que sufren, por eso, debes ir con sumo cuidado a la hora de educarles. Ellos saben y sienten el amor, el odio, el rechazo, el dolor, … Por eso, siendo consciente de estas emociones, intenta educarle siempre como te gustaría que te educaran a ti: desde el respeto y el cariño.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a tu Cachorro con Éxito. Haz Click Aquí y Descarga AHORA

No hay comentarios:

Publicar un comentario