viernes, 5 de junio de 2015

Wolverine ahora es mujer.

Pocas horas duró la intriga sobre quién ocuparía la nueva posición de Wolverine en el nuevo Universo Marvel. Y como muchos ya pensábamos, la editorial apela nuevamente a la fórmula "versión femenina" y pone a la cabeza a Laura Kinney, quizá más conocida como X-23... o como el clon alterado de Logan.


Los orígenes del personaje
Algo que quizá no sepas es que este personaje, un tanto desconocido para muchos, llegó al cómic gracias al éxito de su aparición televisiva... situación muy similar a la de, por ejemplo, Harley Quinn.

Fue en el capítulo #41 de la serie X-Men: Evolution (Temporada 3, capítulo 11) que Wolverine se enteró sobre la existencia de un clon suyo genéticamente modificado, al que llamaron X-23.

Su nombre precisamente indica la cantidad de intentos necesarios antes de conseguir un resultado exitoso, aunque además del alias referido al proyecto, a este clon se le asignó un nombre y se la tomó como "hija" de la doctora encargada de su creación, Sarah Kinney.

El hecho de ser un clon femenino también tiene su explicación: el plan original de recrear el Proyecto X se encontró con varios problemas, y surgió así la necesidad de reclutar a la Dra. Kinney por su experiencia en clonación, única forma posible de encontrar un receptor que sobreviviera al proyecto. Aún así, fue imposible concebir un clon que mantuviera intactos los cromosomas X e Y, por lo que la propia doctora sugirió mantener cromosomas XX, es decir, una versión mujer.

El hecho es que su investigación y éxito fueron clandestinos, ya que desde un inicio la sugerencia le había sido negada. Por lo que la creación de la asesina perfecta fue un arma de doble filo, que le trajo tanta satisfacción como problemas posteriores.

La activación de sus poderes
Así es como se creó a esta Arma X, pero aún estaba muy lejos de ser la máquina de matar que sus dueños necesitaban. Es por eso que sufrió (literalmente) un proceso acelerador de su mutación, incluso a pesar de ser una niña.
El Gen X entró en acción de manera artificial gracias a la radiación, y así se pasó a realizarle la famosa sustitución de Adamantium en sus garras (que a diferencia de Logan, son 2 y no 3). A su vez, se creó una esencia que con su sola presencia logra activar la sed de sangre de X-23, para usar su instinto asesino cuando fuera necesario... algo que le agregaba valor en el mercado negro.

Posteriormente, X-23 fue utilizada tanto por su madre como por el director original del proyecto, Martin Sutter, para cobrar venganza uno del otro. Esto acabó con Sutter y su esposa.

Lamentablemente, también la doctora Kinney fue víctima de una trampa similar, cuando al ser rociada con la esencia disparadora de la rabia mutante, se convirtió en una simple víctima más de su poder destructivo. En ese momento, en sus últimos segundos de vida, fue que decidió nombrar a su hija: Laura.

Su llegada al cómic
Su debut impreso fue en la serie NYX #3 de 1994, un año después de su aparición en TV. Su aparición es bastante oscura: se la ve en Nueva York como prostituta de clientes masoquistas. Y obviamente, no tardaría en aparecer también en las sagas de X-Men, donde tras una clásica aparición como villana, es reclutada y matriculada en el Instituto Xavier para Jóvenes Talentos.

Desde allí, X-23 ha participado en diferentes series referidas a los grupos mutantes, ya fuera como parte de X-Men, X-Force, con sus propias aventuras en solitario, o ocasiones en equipo con Wolverine, Jubilee o Spider-Man... e incluso como receptora de la entidad Captain Universe.

Pero... ¿cómo llega a ser All-New, All-Different Wolverine?
Este será el principal motivo para leer los cómics en la nueva etapa All-New, All-Different, que nos presentará a la chica bajo su nuevo alias, y las derivaciones o conflictos que esto podría tener con el viejo Logan, quien aún existirá en su propia línea, Old Man Logan.

Obviamente, es una jugada interesante por parte de Marvel, al tener en sus filas al James "Logan" Howlett que todos recordamos, con una buena explicación para su regreso de la muerte (Secret Wars), pero que mantiene aún cierta lógica en las repercusiones de su deceso.

Otro flanco que no descuidan es el Universo Cinematográfico, donde si bien 20th Century Fox aún mantiene los derechos de X-Men y sus diferentes mutantes, se abre una nueva puerta para olvidarnos lentamente de Hugh Jackman, y dar paso a una nueva y sensual actriz que potencialmente interpretaría el papel que quedará vacante.

Para conocer la actualidad de Laura Kinney, Wolverine, y todos los demás personajes del Universo Marvel actual, habrá que esperar la llegada de All-new, All-Different Marvel...

No hay comentarios:

Publicar un comentario