miércoles, 17 de junio de 2015

Desarrollan aplicación "obligatoria" para controlar el celular los hijos en Corea del Sur.

La dependencia del móvil para ser humano en pleno 2015 es una obviedad. Independientemente de la edad, cualquier persona tiene en su mano un teléfono con el que poder llamar, mandar un mensaje gratuito, navegar por internet o pedir una pizza. A día de hoy desde un niño de 10 años a una persona de 80 es capaz de adaptarse a las numerosas ventajas del teléfono.

Pero Corea del Sur ha querido más allá en este mundo de datos y aplicaciones móviles. El gobierno coreano ha creado una app que se denomina ‘Sheriff inteligente’ que todos los menores de 18 años tienen que instalar en su móvil obligatoriamente.

¿En qué consiste? Esta aplicación tiene un objetivo claro: controlar todo lo que hacen los niños con sus móviles. Los padres pueden saber desde las páginas que visitan sus hijos hasta los mensajes que se mandan con sus contactos. Con esta app todo lo que está en el móvil de su hijo está a disposición de la familia.

Además, el Sheriff inteligente alerta a los padres si identifica en conversaciones palabras que considera problemáticas, como "embarazo", "suicidio" o "acoso". La obligatoriedad de esta aplicación ha levantado un debate: ¿hasta qué punto es posible inmiscuirse en la privacidad de un menor?

"A los que están entre 16 y 18 años se les consideran adultos maduros y tienen una serie de derechos, como el aborto por ejemplo. Salvo que veas que a través de su teléfono entra en el mundo del fanatismo, terrorismo o está poniendo en riesgo su vida hay que respetar su intimidad", afirma Javier Urra, psicólogo forense en la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia y Juzgados de Menores de Madrid, a este periódico.

Otra cosa es cuando la edad es inferior a los 14 años. "Con menos de 14 años los criterios del Tribunal Supremo aquí son categóricos. Los padres tenemos derecho a supervisar, entender e interpretar sin romper la intimidad. Queremos saber con quién se comunica porque son niños y los padres tienen una responsabilidad civil", agrega.

Así, Urra deja claro que entrar en la intimidad del menor entre los 14 y 16 años "no es positivo ni está muy valorado". "Los padres también tenemos que vigilar que no se metan en un problema". ¿Sería posible una aplicación así en España? "La red va por delante de la legislación. El artículo 154 del Código Penal dice que los hijos tienen obediencia debida a los padres. En España habría que ver cómo y cuando no vulnera el cierto derecho a una intimidad".

Con el móvil desde niños
La alta adicción a los móviles cada vez comienza a edades más tempranas. Así, más de un tercio de los bebés están golpeteando los smartphones y las tablets, incluso antes de aprender a caminar o hablar y hacia el año de edad, uno de cada siete niños pequeños usan estos dispositivos durante al menos una hora al día, según un estudio presentado en la Reunión Anual de las Sociedades Académicas de Pediatría de Estados Unidos, que se celebra en San Diego, California, Estados Unidos.

Los niños menores de 1 año de edad fueron expuestos a los dispositivos de medios en cantidades sorprendentes: el 52 por ciento había visto programas de televisión, el 36 por ciento habían tocado o desplazado una pantalla, el 24 por ciento había llamado a alguien, el 15 por ciento utilizaba aplicaciones y 12 por ciento había jugado a videojuegos.

A los 2 años de edad, la mayoría de los niños estaban haciendo uso de los dispositivos móviles. "No esperábamos que los niños estuvieran utilizando los dispositivos desde la edad de 6 meses. Algunos niños usaban en la pantalla hasta 30 minutos", resalta la investigadora principal del estudio, Hilda Kabali, residente de tercer año en el Departamento de Pediatría de 'Einstein Healthcare Network'.

Los resultados también mostraron que un 73 por ciento de los padres deja a sus hijos jugar con los dispositivos móviles mientras que hace las tareas del hogar; el 60 por ciento, mientras hace recados; el 65 por ciento, para calmar a un niño y el 29 por ciento, para dormir a un niño.

El tiempo empleado en los dispositivos aumenta con la edad, con el 26 por ciento de los de 2 años y el 38 por ciento de los 4 años de edad que utilizan dispositivos durante al menos una hora al día. Sólo el 30 por ciento de los padres dijo que el pediatra de su hijo había hablado con ellos sobre el uso de los medios de comunicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario