sábado, 2 de mayo de 2015

Imprimen cuernos sintéticos para salvar al rinoceronte de la extinción

El rinoceronte africano es una especie al borde mismo de la extinción a manos del hombre. Una startup dedicada a la bioingeniría llamada Pembient ha diseñado un plan para impedir que el rinoceronte desaparezca. Paradojicamente, algunos conservacionistas creen que ese plan será precisamente el que acabe con la especie.

Comencemos por el principio, la principal amenaza a los rinocerontes es la caza furtiva, y lo peor es que, pese a todos los esfuerzos, cada año asesinan más rinocerontes. Solo en 2014 cayeron 1.215 ejemplares a manos de los cazadortes furtivos.

¿Para qué se caza un animal como el rinoceronte? La respuesta es su cuerno. La protuberancia ósea que adorna su morro es un ingrediente muy raro y valioso de la medicina tradicional china. Algunos curanderos de China y Vietnam atribuyen al polvo de cuerno de rinoceronte propiedades afrodisíacas y hasta la facultad de curar el cáncer. Por supuesto, no hay estudios científicos que avalen estas patrañas, pero eso no impide que muchos crédulos con más dinero que escrúpulos o inteligencia estén dispuestos a pagar auténticas fortunas por esa supuesta sustancia milagrosa. El kilo de cuerno de rinoceronte alcanza cifras de hasta 60.000 dólares en el mercado negro de países como China o Vietnam.


Pembient ha diseñado una técnica para imprimir cuerno de rinoceronte en grandes cantidades. El proceso utiliza un tipo de queratina idéntica a la del cuerno de rinoceronte natural. No solo tiene el mismo aspecto y huele igual que la sustancia natural. Hasta es idéntica en el espectrógrafo. El CEO de Pembient, Matthew Markus explica que han probado la variante sintética con usuarios habituales de la misma en China y Vietnam y han sido incapaces de distinguirla de la natural.

El plan de esta empresa es producir cantidades masivas de cuerno de rinoceronte sintético indistinguible del natural y contraatacar el mercado negro con un mercado legal. La idea es que, con el súbito aumento de la oferta, el precio de la sustancia caiga en picado y el negocio de los cazadores furtivos se esfume.


¿Una buena idea?
¿Es el plan de Pembient una buena idea? Sobre el papel suena muy bien, pero hay muchos conservacionistas que creen que podría ser el golpe de gracia que acabe definitivamente con la especie. Entre las razones que esgrimen es que la variante sintética podría ser usada por los furtivos como una cortina de humo para ocultar su actividad.

Otras voces críticas aseguran que diseminar grandes cantidades de esta sustancia legitimaría su consumo y no detendría la demanda de la variante ilegal, ya que los que usan polvo de cuerno de rinoceronte lo hacen como una muestra de estatus y no admitirían versiones sintéticas, aunque sean químicamente iguales. Especialistas como Nguyen Van Thai, fundador de la Agencia de Defensa de la Vida Salvaje de Vietnam o Douglas Hendrie, educador de la revista Nature, aseguran que la única estrategia válida es convencer a los consumidores de cuerno de rinoceronte de que la práctica es simplemente un mito sin fundamento.

Matthew Markus no opina igual, para el CEO de Pembient: “La vida de todos los animales es preciosa, pero las tradiciones también son importantes. Simplemente estamos tratando de armonizar ambas cuestiones mediante bioingeniería”. Markus y su equipo se proponen comercializar la sustancia de manera legal este mismo otoño y no se detienen ahí. Después sintetizarán otros productos que alimentan la caza furtiva como el hueso de tigre, el marfil o las escamas de pangolín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario