lunes, 11 de mayo de 2015

Claves para elegir el bien el celular que necesitas

Poder elegir bien el smartphone y acertar con nuestra compra es algo que cada vez resulta más complicado, y la verdad es que en esto los fabricantes no son los únicos culpables, ya que tanto usuarios como medios juegan también un papel importante debido a los fanatismos de algunos.
En esta guía daremos un repaso a una serie de claves que deberemos seguir antes de lanzarnos a comprar nuestro nuevo teléfono inteligente, ya que las mismas nos ayudarán enormemente a realizar una buena compra.

Como siempre intentaremos realizar una exposición lo más clara posible, de forma que esta guía resulte útil tanto para usuarios avanzados como para aquellos que están menos puestos en la materia.

Presupuesto

Debemos tener claro cuanto nos queremos gastar. Partimos de aquí como base o pilar central ya que el dinero que tengamos pensado invertir en el terminal será lo que nos permita acceder a una u otra gama, y también a una u otra plataforma móvil.

Normalmente la gama baja está formada por terminales de hasta 100 euros, mientras que la gama media es mucho más amplia y se encuentran aquellos que rondan entre los 150 y los 250 euros.

Finalmente la gama alta se encuentra desde 300 euros en adelante, aunque en fabricantes la cosa cambia considerablemente, ya que la gama alta suele rondar entre los 500 y los 600 euros.

Piensa qué uso le vas a dar

Es otro de los pilares básicos que debemos tener claro antes de lanzarnos a elegir, ya que de él dependerá en gran medida el grupo de terminales en el que deberemos centrar nuestra atención.

Hay que destacar que el primer y el segundo punto están profundamente vinculados, y que debemos buscar un equilibrio razonable entre los dos, ya que de lo contrario podríamos llegar a caer en una elección equivocada.

Imaginemos que tengo un presupuesto de 600 euros pero sólo voy a utilizar el smartphone para redes sociales y contenidos multimedia, nada de juegos avanzados ni otras cosas especialmente exigentes.

En este caso elegir un smartphone de gama alta, como un iPhone 6 o un Galaxy S6 sería absurdo, ya que estaríamos realizando un gasto enorme que no vamos a conseguir amortizar de ninguna manera, ni siquiera a largo plazo.

Lo mismo sería aplicable al caso contrario. Si tenemos un presupuesto de 100 euros y queremos un smartphone para jugar y utilizar aplicaciones exigentes sería más recomendable ahorrar y conseguir, como mínimo, un terminal de gama media.

Tamaño de la pantalla

Este factor es determinante y debemos tenerlo muy en cuenta. Actualmente priman las pantallas grandes pero tenemos un rango tamaños considerable entre el que elegir.

Si vamos a devorar contenidos multimedia y/o a utilizar juegos una pantalla grande es una elección más que acertada, ya que mejorará la experiencia de uso.

También es recomendable una pantalla considerablemente grande en el caso de que vayamos a navegar bastante por Internet o a leer cosas con frecuencia, pero no tanto si sólo le vamos a dar un uso básico.

No olvides lo siguiente:
  • Una pantalla grande consume más batería y necesita más potencia a nivel de hardware, sobre todo para mover aplicaciones exigentes.
  • Afecta directamente a la movilidad del terminal y a la comodidad de uso.
  • Necesita una resolución mínima para evitar pixelados y garantizar una calidad aceptable. Entre las 4,3 y las 5 pulgadas no debería bajar de los 1.280 x 720 píxeles.
  • Las pantallas IPS se ven bien desde diferentes ángulos, tienen mejores blancos y mayor nitidez, mientras que las AMOLED tienen mejores negros, un mayor contraste y consumen menos energía.
Plataforma

Actualmente tenemos tres grandes plataformas en el mercado, Android, iOS y Windows Phone, siendo todas ellas muy capaces y ofreciendo sus propias ventajas y desventajas, lo que complica un poco más la elección.

Tras haber considerado los tres puntos anteriores debemos empezar a pensar qué sistema o plataforma se ajusta mejor a nuestras particularidades.

No os diremos directamente si debéis apostar por un sistema operativo u otro, sino que os dejaremos un resumen con las ventajas y desventajas de cada uno de ellos, de forma que podáis decidir por vosotros mismos en base a ellas.

Android
Ventajas:
  • Gran cantidad de aplicaciones, encontraremos todo lo que necesitamos.
  • Predomina el modelo freemium en aplicaciones (gratis con publicidad o micropagos).
  • Muchas opciones de personalización.
  • Gran variedad de smartphones en todas las gamas, es más fácil encontrar multiples opciones que se ajusten a los tres puntos anteriores.
  • Mayor potencia bruta a nivel de hardware en los terminales que utilizan esta plataforma.
Desventajas:
  • Mucha fragmentación, lo que afecta a la recepción de actualizaciones y limita la vida útil de los terminales.
  • Al ser la más popular hay mayor cantidad de amenazas de seguridad y malware.
  • Las capas de personalización de cada fabricante pueden afectar enormemente al rendimiento y la fluidez.
  • No suele ofrecer una experiencia de uso totalmente buena en terminales de gama baja.
  • Se deprecian rápido.
iOS
Ventajas:
  • Especial atención por la optimización y el buen rendimiento general del sistema.
  • Fragmentación casi inexistente, llegada puntual de actualizaciones y una mayor vida útil de los dispositivos.
  • Menos amenazas de seguridad y malware que Android por estar menos extendido.
  • Gran cantidad de aplicaciones disponibles, tendremos todo lo que necesitamos.
  • Mayor cuidado en la calidad general de las aplicaciones.
  • Menor depreciación con el paso del tiempo, lo que se traduce en una venta de segunda mano más sencilla y beneficiosa.
Desventajas:
  • Entorno cerrado, muy pocas opciones de personalización.
  • Precios más elevados.
  • Mucha menos variedad de terminales donde elegir.
  • Menos potencia bruta que los tope de gama Android.

Windows Phone
Ventajas:
  • Excelente optimización y rendimiento, incluso en terminales de gama baja.
  • Seguridad y estabilidad, malware y amenazas de seguridad casi nulas.
  • Precios atractivos, sobre todo en la gama baja.
  • Cámaras muy cuidadas en ciertos terminales.
  • Fragmentación casi inexistente, actualizaciones incluso para modelos de gama baja.
  • Cuenta con bastantes aplicaciones y no tendremos problemas para encontrar las más populares y habituales.
Desventajas:
  • Poca variedad más allá de la gama Lumia de Microsoft.
  • Todavía presenta una cierta escasez de aplicaciones, sobre todo a nivel de juegos, por ejemplo.
  • Interfaz y diseño que puede no gustar a todo el mundo.
  • Precios descompensados en algunos terminales.
  • Se deprecian bastante rápido.
Especificaciones de hardware
Podríamos verter ríos de tinta pero el objetivo de esta guía es facilitar la elección, no complicarla, así que haremos un resumen con los mínimos que debemos buscar en cada gama y plataforma, ya que con ellos tendremos garantizado un buen rendimiento.

Android
Gama baja:
  • Lo ideal es buscar un terminal con CPU de doble núcleo y un mínimo de 1 GB de RAM, además de una resolución de pantalla mínima de 800 x 480 píxeles.
Gama media:
  • Recomendable ir a por soluciones con CPU de cuatro núcleos y 1 GB de RAM, aunque 2 GB sería lo idóneo para garantizar una mayor vida útil. La resolución de pantalla mínima debe ser de 1.280 x 720 píxeles y debería tener conexión 4G, que agiliza las descargas y la navegación web.
Gama alta:
Soluciones con CPUs de cuatro núcleos de alto rendimiento y 2 GB GB de memoria RAM. La resolución de pantalla recomendada son 1080p (1.920 x 1.080 píxeles) y debe tener 4G.

Recomendable que el procesador sea de 64 bits para alargar su vida útil, aunque no es imprescindible todavía en este ecosistema.

iOS
Gama baja:
  • El modelo básico de Apple es el iPhone 5c, equipado con una CPU de 32 bits y doble núcleo y 1 GB RAM. No es recomendable, ya que su precio es muy alto y los de la manzana van a apostar a fondo por los 64 bits, lo que deja su vida útil en una situación de incertidumbre total.
Gama media:
  • Tenemos el iPhone 5s, que sigue siendo un smartphone muy bueno y no es una mala compra, aunque su precio es elevado. Tiene procesador de 64 bits y doble núcleo y 1 GB de RAM, lo que asegura una vida útil razonable y una excelente experiencia de uso.
Gama alta:
  • Los iPhone 6 y 6 Plus. Ambos tienen CPU de 64 bits y doble núcleo y 1 GB de RAM, siendo una de las pocas diferencias importantes el tamaño y resolución de pantalla, que en el primero es de 4,7″ y 1.334 x 750 píxeles y en el segundo de 5,5″ y 1080p.
El modelo estándar es más equilibrado en relación calidad-precio que el iPhone 6 Plus.

Windows Phone
Gama baja:

  • Debemos buscar un procesador de doble núcleo y 1 GB de RAM como mínimo, ya que con ello conseguiremos asegurar un funcionamiento óptimo y un buen soporte de actualizaciones a largo plazo. Resolución mínima de 800 x 480 píxeles.
Gama media:
  • Procesador de cuatro núcleos y 1 GB de RAM nos permitirá disfrutar de un funcionamiento redondo, gracias a la excelente optimización de Windows Phone, y una larga vida útil. Resolución mínima de 1.280 x 720 píxeles.
Gama alta:
  • Procesador de cuatro núcleos de alto rendimiento y 2 GB de RAM, además de resolución 1080p y conectividad 4G. El modelo más equilibrado actualmente es el Lumia 930.
Otras cosas a tener en cuenta

Para terminar haremos un resumen de otros elementos que debemos tener en cuenta junto a todo lo anterior antes de decidirnos a elegir nuestro nuevo smartphone.
  • Soporte del fabricante: Vital en terminales Android, ya que de ello dependen las actualizaciones del sistema operativo. En este sentido firmas como Motorola y LG son de las más recomendables.
  • Calidad de la cámara: Si queremos disfrutar de una buena cámara tendremos que apostar por algo más que un terminal de gama básica. Es conveniente buscar pruebas hechas en bajas condiciones de luz para comprobar los niveles de ruido en la imagen.
  • Materiales y calidad de construcción: Por lo general los terminales de gama baja y media utilizan policarbonato, es decir, plástico, pero la calidad y solidez de fabricación de cada uno varía. Es buena idea sentir un smartphone en la mano antes de comprarlo.
  • Servicio técnico: Otro punto a tener en cuenta, ya que ante una avería determinará el tiempo que pasaremos sin smartphone y posibles gastos adicionales. En este sentido puedo decir que Apple lo clava durante el primer año de garantía, ya que si tu smartphone falla te lo cambian en el acto.
  • Autonomía: De nada sirve tener un smartphone de 5 pulgadas ultrapotente si la batería se seca en dos horas. Debemos tener claro que para un terminal de ese tamaño o más es recomendable una batería que se acerque a los 2.500 mAh.
  • Ranura microSD: Un valor añadido que nos ayuda a alargar la vida útil del terminal, ya que permite superar limitaciones de espacio.
  • Capas de personalización: Esencial en Android, ya que algunas son muy recomendables y pesan poco, mientras que otras ralentizan bastante el sistema. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario