sábado, 7 de marzo de 2015

¿Por qué los ojos tardan en adaptarse a la oscuridad?

Una de las cosas más sorprendentes de la visión humana es el gran rango que tiene. Podemos ver en la fuerte luz del día y también podemos ver en oscuridad casi total. El rango viene de tres partes distintas del ojo:

• La pupila se contrae o expande dependiendo la cantidad de luz, y físicamente puede bloquear el exceso de luz entrando al ojo situaciones de mucho brillo.
• Los bastones y conos de la retina son los dos tipos de célula distintos que son sensibles a la luz. Los conos pueden percibir el color bajo una luz brillante. Los bastones perciben imágenes en blanco y negro y funcionan mejor en luz tenue.
• La rodopsina es un químico que se encuentra en los bastones y es la clave para nuestra visión nocturna.
Por medio de la rodopsina los bastones pueden absorber los fotones y percibir la luz. Cuando las moléculas de la rodopsina absorben un fotón, éste se divide en un molécula 11-cis-retinal y una molécula de opsina. Posteriormente éstas moléculas se recombinan naturalmente de vuelta en la rodopsina en un ritmo lento.

Es por eso, que cuando expones tus ojos a una luz brillante, toda la rodopsina se desintegra en 11-cis-retinal y opsina, y cuando apagas las luces y tratas de ver en la oscuridad, no puedes. Los conos necesitan de mucha luz, por lo que resultan inútiles y en ese momento no hay rodopsina en los bastones, por lo que también son inútiles. Sin embargo, en el transcurso de algunos minutos la opsina y 11-cis-retinal se recombinan de vuelta en la rodospina, y es cuando puedes volver a ver.

De hecho, la 11-cis-retinal utilizada en el ojo se deriva de la vitamina A. Si la dieta de una persona es baja en vitamina A, no hay suficiente r11-cis-retinal para los bastones y por lo tanto tampoco para la rodopsina. Las personas a quienes les falta este complemento a menudo sufren de ceguera nocturna, es decir que no pueden ver en la oscuridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario