martes, 24 de febrero de 2015

El secreto para encontrar trabajo

Un currículum con impresionantes credenciales y experiencia profesional podría despertar el interés de un posible empleador, pero es tu voz la que en realidad puede ayudarte a conseguir el trabajo.


Un nuevo estudio de la Universidad de Chicago, encabezado por Nicholas Epley y Juliana Schroeder encontró que cuando un grupo de empleadores hipotéticos y reclutadores profesionales escucharon o leyeron sobre las capacidades del trabajo de los candidatos a un empleo, consideraron que los candidatos más competentes, reflexivos e inteligentes eran aquellos que explicaron su trabajo de mejor manera, incluso cuando las palabras utilizadas fueron exactamente las mismas que estaban escritas en sus currículums. Como resultado, les gustaba más ese candidato y estaban más interesados en contratarlo.

Sin embargo, la adición de un video-currículum no influyó en las evaluaciones, más allá de escuchar la voz del candidato, señalaron los investigadores.

Además de comunicar el contenido de la mente de uno, al igual que los pensamientos y creencias específicas, el discurso de una persona transmite su capacidad fundamental para pensar, su capacidad de razonamiento, consciencia e intelecto", dijo Epley a EurekAlert!.

Titulado "El sonido del intelecto: El discurso que revela una mente reflexiva, y el creciente atractivo de un candidato de trabajo", el estudio será publicado en un próximo número de The Journal of Psychological Science, la revista empírica mejor clasificada en el campo de la psicología.

En una serie de experimentos, los investigadores pidieron a un grupo de candidatos a un empleo que desarrollaran un plan para la empresa para la que más les gustaría trabajar. Y crearon currículums escritos y en video.

Los evaluadores que escucharon físicamente a los participantes posteriormente clasificaron al candidato como más inteligente. De hecho, los evaluadores que entrevistaron al candidato, reportaron estar significativamente más decididos a contratar a esa persona, en lugar de aquellas que sólo entregaron propuestas escritas.

Incluso los reclutadores profesionales (que reclutan candidatos de Chicago) eran más propensos a contratar a los candidatos que escucharon personalmente.

Epley concluyó: "Cuando se trata de la inteligencia, es importante que la voz de uno a sea escuchada, literalmente".

No hay comentarios:

Publicar un comentario