viernes, 23 de enero de 2015

La energía que utilizas provendrá de un árbol...artificial...


A la distancia podría parecer un árbol común, pero si te acercas descubrirás que en realidad es un generador de energía.

La empresa francesa NewWind ha creado el "Arbre a Vent" o "Árbol del viento", un generador de 3 metros de altura diseñado para entornos urbanos, el cual aprovecha al máximo las pequeñas corrientes de aire.


El árbol de viento opera en casi completo silencio y consiste de 72 "hojas aéreas" con micro turbinas que rotan en el viento, y generan un aproximado de 3,1 kW de potencia.

Si bien esto no es mucho en comparación con las turbinas de tamaño industrial, las cuales generan de 1 a 3 MW, tener varias turbinas pequeñas tiene sus usos.


"El viento urbano no es muy fuerte pero es muy turbulento", dice la ingeniera del "Arbre à Vent", Julia Revuz. "Estas turbinas necesitan menos viento para arrancar y producir alrededor de 3 kW de energía, lo que podría darle calefacción a un hogar pequeño, encender luces o cargar un auto eléctrico".

NewWind fue fundada por Jérôme Michaud-Larivière hace tres años cuando se le ocurrió la idea del árbol del viento mientras daba un paseo. Él vio cómo las hojas de un árbol se movían en el viento y empezó a pensar en la posibilidad de convertir esa energía cinética en electricidad.


El prototipo actual del árbol es de acero y la energía que se genera en él pasa a la red de electricidad y es utilizada de manera local.

"Todavía no hemos optimizado la estructura", dice Revuz. "Esperamos hacer las hojas con materiales ecológicos y hacer que el árbol tenga un impacto ambiental lo más bajo posible".


Un prototipo del árbol de 12 metros de altura estará expuesto a partir del 12 de marzo durante dos meses en la Plaza de la Concordia, la plaza pública más grande de París.

Este prototipo, el cual pesa alrededor de 5 toneladas y cuesta aproximadamente 35.000 dólares, será utilizado como herramienta educativa y tendrá como objetivo mostrarle al público la tecnología que está detrás de la estructura. El árbol del viento será producido en masa para la venta a partir de marzo 2015 y NewWind dice que ha recaudado 1,15 millones de euros (1,34 millones de dólares) para comenzar la preproducción.


"Hasta el momento, la reacción ha sido positiva", explica Revuz. "Las personas no saben cómo funciona, pero les gusta; creen que es mágico".

"Hay una opinión muy negativa sobre la energía eólica; la gente piensa que es fea y que arruina sus paisajes. Luego ven el árbol de viento y piensan de manera diferente".


New Wind ya ha tenido interés por parte del gobierno local en Francia y Europa, al igual que por parte de agentes y negocios que quieren tener el árbol en su terreno. Incluso hay conversaciones sobre tener otro árbol de demostración en Londres el próximo año.

El árbol del viento podría no ser asequible y práctico para todos, pero existen otras aplicaciones que podrían ser más accesibles.

"Nuestra tecnología radica en las miniturbinas de viento (las hojas aéreas)", dice Revuz. "Así que estamos desarrollando otras aplicaciones para ellas".


"Arquitectos han estado en contacto y están interesados es usarlas en su trabajo, quizá en los techos de edificios. Las mini turbinas son más baratas de producir y comprar que el árbol del viento".

Otras ideas para las hojas aéreas incluyen follaje en la azotea instalado en edificios, follaje en los bordes de la carretera y el balcón inteligente, donde las mini turbinas están sujetas a las barandas de los balcones.

Por muy innovador que sea, ésta no es la primera fuente de energía urbana inspirada en la naturaleza. Dale un vistazo a "Power Flower" y otras en la galería de arriba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario